APUNTES DE MI EXPERIENCIA EN EL II SEMINARIO INTERNACIONAL PARA UNA INTEGRACIÓN LATINOAMERICANA DESDE ABAJO (2 días de octubre del 2011, Maracaibo, Venezuela)

Todo empezó cuando me enteré de la realización de la segunda edición del seminario en internet gracias a la lista de difusión llamada “Ubuntu: Crisis de civilización y Paradigmas alternativos”, donde José Quintero publicó la convocatoria. No había podido participar en la primera edición del seminario en el 2010, por haberme enterado demasido tarde, así que esta vez no quise desaprovechar la oportunidad. Estaba muy buena la programación inicial del evento (crítica de la modernidad/ colonialidad en la educación, la economía y la comunicación, promoción de la autonomía como proyecto político, etc.) así como la calidad de varios ponentes esperados (como Raúl Zibechi, Boaventura de Sousa Santos y Carlos Walter Porto-Gonçalves entre otros – ver programación final), asi que me ausente una semana de la oficina para ir a Venezuela.

Incluso, dado que aparecía como uno de los ejes importantes del seminario la propuesta de “universidad autónoma indígena”, intenté convencer al Coordinador de la Universidad Autónoma Indígena e Intercultural (UAIIN), parte del proceso del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) al cual estoy vinculado, de participar también y presentar una ponencia. Finalmente, no fue posible que me acompañaran así que fui solo al Seminario, sin pretensión de representar de ninguna manera a mi organización, pero sí con muchas cosas que aportar desde el proceso que he ido conociendo cada vez más acá en Colombia.

Después de un largo viaje en bus desde Popayán, con escalas en Bogotá, Villa de Leyva (Boyacá – 1 día), Bucaramanga (3 horas) y pasando por Valledupar, llegué a Maicao, pueblo fronterizo con Venezuela, en donde pase la frontera y llegué finalmente a Maracaibo a media tarde del día anterior al inicio del seminario, después de algunos eventos inesperados (una nueva escala en un pueblito y el carro en el que íbamos se varó a medio camino). Esa misma noche, llegué al lugar donde los organizadores recibían y alojaban los participantes extranjeros y me enteré que casi ninguno de los ponentes internacionales esperados iba a acudir, lo cual en un primer momento me decepcionó bastante, aunque luego recobre el entusiasmo, probablemente en buena parte por el calor y gracias a los demás participantes que llegue a conocer aquella misma noche, entre profesores de universidades venezolanas y jóvenes extranjeros y nacionales que habían llegado, con intenciones y expectativas parecidas a las mías.

 

Al otro día, fuimos para la Universidad del Zulia, donde se desarrollaron las actividades del primer día. No puedo decir que fueron las “actividades previstas”, dado que la programación había sufrido también fuertes modificaciones, transformando el evento en una sucesión de exposiciones acerca de una gran variedad de temáticas, en un aula demasiada pequeña de la universidad… Al final del día, en el bus que nos llevaba de regreso al sitio de alojamiento, después de algunas intervenciones, coincidimos con varios participantes en la relativa decepción que sentimos en cuanto al seminario, pero aprovechamos la noche para seguir conversando e intercambiando una cantidad de experiencias muy interesantes, lo cual nos permitió superar esta decepción.

Para mí fue especialmente grato, conocer varias personas venezolanas (desde profesores de universidades públicas a activistas de varias ciudades, así como estudiantes indígenas de la Universidad del Zulia), para poder comprobar que hay una corriente venezolana claramente de izquierda, que no está de acuerdo en cómo se está dando el cambio en estos momentos en el país. No porque se sientan frustrados de no haber sido incluidos en el sistema clientelar (=beneficios personales) y jerarquíco (=cargos de poder) que se ha fortalecido en los últimos años, sino precisamente debido a su rechazo directo a este tipo de prácticas y su ideal político basado fundamentalmente en la emancipación y la autonomía de los pueblos, de las comunidades, de las personas (más allá de la mejora en la calidad de vida que se ha dado en el país en la última década, que por otra parte reconocen sin problema alguno).

El segundo día del seminario se desarrolló en el mismo sitio de alojamiento donde ya estábamos, pero en la mañana alcance a ir a Maracaibo para comprar unos libros en la “Librería del Sur”, donde efectivamente se encuentran buenos libros muy baratos, pero desafortunadamente no hay tanta diversidad de libros y temáticas, menos en temas nacionales. La estructura del seminario en este segundo día consistió en la realización de mesas de debate acerca de distintas temáticas (educación, economía, comunicación, etc.), que convergieron al final de la tarde en una Asamblea Plenaria, lo cual fue una mejor elección que lo que pasó el primer día. Debido a que me ausenté varias (y largas) horas en mi propósito de llegar al centro de Maracaibo para comprar libros, me perdí buena parte del día y llegue al final de las mesas de trabajo y preferí no involucrarme mucho en la plenaria, para no parecer querer imponer unas opiniones personales no consensuadas previamente en las mesas de trabajo.

 

Además, el Seminario que se calificaba de “internacional”, para mí realmente era muy “nacional”, y en consecuencia, en mi opinión no tenía mucho que ver con la cuestión de la integración latinoamericana. Ello no significaba que sea de menor interés, pero me permitió disfrutar de una manera diferente de sus contenidos y su gente, con una cierta distancia, un deseo de no querer insistir demasiado en planteamientos teóricos o situaciones concretas del caso colombiano. De alguna manera, para mí lo importante de este Seminario ya no era el contenido oficial, sino el hecho de conocer esta dinámica local y nacional, fueron los encuentros, las conversaciones y encuentros “informales” que se dieron, tal como los documentales que vimos esa noche del segundo día y las horas que pasamos bailando y charlando, hasta tal punto que apenas dormí una o dos horas antes de tomar el camino de regreso para Colombia, sin poder acompañar los demás compañeros en una visita a una comunidad indígena Wayúu del noroccidente del país, en resistencia ante la industria del carbón.

En este seminario, no pude escuchar Raúl Zibechi o Boaventura de Sousa Santos, pero pude comprobar que hay gente crítica en Venezuela, que a pesar de los evidentes matices y acentos “venezolanos”, piensa y dice lo mismo que decimos otros en Colombia y en otros países del mundo: la centralización, la verticalidad, y también el autoritarismo acompañan cualquier proyecto político-electoral, así se llame “de izquierda” o “revolucionario”. Frente a estas propuestas “progresistas” de izquierda y revolucionarias, somos una minoría, aun con perspectivas distintas, los que pensamos que existe una vía donde lo electoral no es un fin, y ni siquiera es un medio importante para transformar la sociedad. Una vía alternativa que consiste en el desarrollo de la autonomía de las comunidades y pueblos en la construcción de otra sociedad.

El discurso crítico de los organizadores y participantes del Seminario (que les trae algunas dificultades en sus espacios respectivos) me hizo ver con mis propios ojos esta realidad venezolana ocultada, tanto por los medios dominantes (de derecha) así como los alternativos (controlados o promovidos por el poder establecido). Por esta razón, y a modo de conclusión, quiero resaltar el valor y dar mi apoyo a dos iniciativas que llegamos a conocer en este evento:

  • el fortalecimiento de “La Guarura” (http://laguarura.net/) como medio de comunicación alternativa “desde abajo”, y
  • la ambición de los estudiantes indígenas de la Universidad del Zulia, de crear su propia universidad autónoma indígena, por dentro o fuera de la Universidad del Zulia.

Esperemos haya una tercera edición para poder seguir conociendo estas iniciativas en Venezuela…

Anuncios

One Response to APUNTES DE MI EXPERIENCIA EN EL II SEMINARIO INTERNACIONAL PARA UNA INTEGRACIÓN LATINOAMERICANA DESDE ABAJO (2 días de octubre del 2011, Maracaibo, Venezuela)

  1. Santiago dice:

    Muy grato leerte amigo, saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: